Archivo de la etiqueta: El rap del niño

El Rap del Niño (6b, 275m); Triana (6c+, 200m) Cavallers

El Rap del Niño y otras, regreso al granito

Escalando Bajo Comalestorres
Escalando Bajo la Aguja de Comalestorres

Buen diedro fisurado

Fisura en pared Inerte
Fisura en pared Inerte

     Hemos pasado tres días escalando en la zona de Cavallers, en el Parque Nacional de AigüesTortes i Sant Maurici. Se trata de una zona con una grandísima variedad de sectores y paredes en las que escalar en casi todos los estilos posibles, desde el boulder en la parte baja de la presa hasta las vías de auto protección en terreno de alta montaña, con unos accesos cómodos y en un entorno más que privilegiado, de gran belleza y grandísima calidad de paredes y moles rocosas de un granito de excelente calidad.

Adherencia Inhospita

Deportiva en el casco
Dentro de los gustos y apetencias de cada uno, en estas paredes encontramos diversidad como para hartarnos de escalar, incluso sin repetir sectores o bien variando los estilos, desde las vías atléticas, pasando por fisuras de todo tipo y condición y llegando hasta las placas de adherencia, en las que sudaremos y no será por el esfuerzo físico, sino más bien por el mental.

Deportiva en African wall

Para jugar con la meteo, o más bien para que la meteo no juegue con nosotros, los sectores de deportiva cercanos a la presa nos dan la oportunidad de apurar las condiciones meteorológicas al máximo.

Nosotros, como ya teníamos hechas algunas de las vías obligadas del valle, sobretodo las de las agujas superiores, y el tiempo no daba para muchas alegrías nos dedicamos el primer día a hacer deportiva en los sectores del Casco y African Wall.

De aquí puedes salir  “puesto en tu sitio”,  no hay nada de escalada fácil y atlética, todo es  técnico, preciso y delicado. Pero de eso se trataba,  de retomar el contacto con una roca que cuando por  fin  le coges el punto, es muy agradecida.

El Rap del Niño
Al día siguiente nos fuimos a hacer la “Triana”, curioso nombre para una vía en Catalunya; la encontramos mojada en algún tramo del primer largo, y luego fuimos subiendo sin más pena que gloria, sin grandes cosas que resaltar, supongo que no se debe repetir mucho y eso hace que no se acabe de limpiar de líquenes, como les ocurre a otras vías próximas y que resultan mas agradables de escalar.
Como la sensación no había sido de cinco estrellas, o más bien, cuatro como le marca la guía, y al día siguiente el tiempo si que venía más revuelto, además de ser día de vuelta a casa, optamos por hacer “El Rap del Niño”, con una aproximación y descenso rápidos, y que en caso de lluvia permite una salida o escape airoso.

Adherencia en L5 . El Rap del Niño
Adherencia en L5 . El Rap del Niño

A mi parecer, la vía no es de lo mejor de la zona, pero aún así merece la pena la visita y resulta muy variada, encontramos tramos de adherencia pura, fisuras, algún tramo vertical más peleón, es decir, al acabarla te vas con la sensación de haber escalado y más si en los dos últimos largos se pone a granizar, como nos pasó a nosotros.

Comienzo delicado del L2

Entrando a R1 con el embalse al fondo
Entrando a R1 con el embalse al fondo
Anuncios