Cascadas en Valmalenco, Calentamiento a la italiana.

Como todos los años por estas fechas, se hace difícil resistir la tentación de salir a la búsqueda del tan ansiado hielo. Aprovechando la ocasión de una semana con varios festivos intercalados, hemos aprovechado y nos plantado en el italiano valle de Valmalenco, muy cercano al lago de Como y ya casi en la frontera con Suiza.

Para ser sinceros, la temporada todavía está en sus inicios, cosa que no quita que se vayan haciendo algunas actividades de tipo alpino con nieve transformada o corcho, pero hielo del que nos gusta y buscamos como locos, todavía le falta algo de frío para cuajar. Pese a ello y dada la ubicación del valle que reúne orientación y altura, como para que se puedan ir escalando ya algunas cascadas con las que poner en marcha la maquinaria, un tanto oxidada desde el invierno pasado.

A poco más de una hora en coche de Lanzada, se encuentra el valle de Poschiavo, donde tuvimos la suerte de contactar con un guía local, que nos orientó lo suficiente como para escalar un par de cascadas bastante interesantes. Tuvimos suerte de la compañía, pues si no hubiese sido así, no hubiésemos encontrado ni el acceso ni la zona, que en invierno suele estar cerrada al tráfico y solo es accesible en tren.

Como quien no quiere la cosa, los días se pasan rápido y sin darnos cuenta, el martes por la noche estábamos aterrizando de nuevo en Valencia, con la mente trabajando en cómo cuadrar los calendarios para emplazar la próxima salida.

20161211_135007

cimg22561Que no nos falte el frio!!!

Anuncios