dON qUIXOTE 6C 900 m, MARMOLADA, DOLOMITAS

Una cuenta pendiente, desde nuestra anterior visita a los Dolomitas.
Muralla impresionante de enormes dimensiones y gran verticalidad; con novecientos metros de altura que se quedan cortos ante los más de dos kilómetros de anchura de la pared.

La Marmolada se halla en el centro geográfico de los Dolomitas. justo en el punto que indica este hito desde el que se ve imponente y con todo su esplendor la cara Sur
punto ideal para preparar el material para el día siguiente.

Y lástima de los medios mecánicos que le hacen perder el encanto de la soledad de las cimas, alcanzadas con el esfuerzo y no tras el pago de un ticket que nos eleva hacia lo más alto.

La vía consta de dos partes diferenciadas por la gran vira que atraviesa la pared. La parte inferior de dificultad sencilla permite  una evolución rápida, ensamblando muchos tramos hasta escasos metros bajo la gran vira.

La segunda parte comienza con un largo en desplome en el que hay que pelear todos los pasos, para no perder el ritmo de la ascensión.

Sólo un par de largos a tener en cuenta, entre los que destaca una delicada chimenea que nos hará bajar el ritmo y prestar cuidadosa atención a la progresión.


La segunda parte de la pared identificable por las tres oquedades bien visibles en la parte baja, se desarrolla sobre el filo del evidente pilar, hasta alcanzar la cumbre. La dificultad de esta parte de la pared aumenta progresivamente en la misma medida que las fuerzas van disminuyendo y los pies se exprimen literalmente dentro de los gatos bajo el paso de metros y metros de escalada sobre finas placas.


Esta segunda parte impone un ritmo de escalada más lento debido a la mayor dificultad; sin embargo, la presión de la hora de bajada del ultimo teleférico, con horario para turistas y no para gente de montaña, impone un ritmo elevado a la escalada para evitar un descenso largo a pie hasta la carretera, dos mil metros mas abajo.  En nuestro caso, esfuerzo baldío, con la consiguiente calcetinada hasta la carretera, y una vez en ella en autoestop hasta el área de acceso en la base de la cara sur.

Los largos de escalada se desarrollan principalmente sobre roca de muy buena calidad, donde el equipamiento es escaso, las reuniones a reforzar y deberemos saber interpretar un itinerario que no siempre es evidente.

penultimo largo de la via. al fondo se ve la base de la pared y el valle a mas de 1000 m de desnivel.

Con todo ello la escalada es gratificante y con muchos tramos de gran belleza sobre delicadas y compactas placas de excelente roca caliza gris.

como muchos dicen un MUST de obligada escalada.

caras de satisfacción en cumbre y de preocupación por lo que queda de bajada, tras comprobar que no hemos llegado al ultimo teleférico
Del descenso resulta evidente desde el primer momento, por dónde hay que bajar y que no va a ser corto. Casi dos mil metros de desnivel separan la cumbre, de Malga Ciapela, donde acababa nuestro periplo en la Marmolada.